© 2015, FUNDACION CAMPAMENTO BAO, INC., CAMPAMENTO P. DUBERT
C
reado por Andrea Gómez

Llámanos a: 1-809-583-0783  /   fundacioncampamentobao@gmail.com   / Ave. Gregorio Luperon, Gurabo, km 5 1/2,

Santiago de los Caballeros

  • Icono de la aplicación de Facebook
  • YouTube Social  Icon

DONACIONES

APADRINA UN NIÑO/A POR  RD$ 400.00 POR TRES DIAS DE CAMPAMENTO

Tu puedes apadrinar un niño/a en situación de vulnerabilidad a vivir unos días felices,  haciéndote donante del Campamento P. Dubert

QUE NOS MOTIVA PARA SER DONANTE

El P. Dubert, nuestro fundador, siempre dijo que el ¨campamento es la vida¨´, ciertamente la experiencia del campamento,  no se puede contar,  se vive. Hay que ver la cara y los ojos  de los niños como vibraban al ritmo de de las canciones. 

 

Hay que vivir la experiencia de ver el cambio de actitud de los niños/as  la mañana que llegan al campamento, donde sólo preguntan, ¿Cuando vamos para el río?,  con la mañana cuando se despiden del campamento.

 

De una cara  de asombro, timidez, miedo, de apego a la amigo/a , o hermanito/a,  a una cara alegre de ojos aguados por no dejar el campamento. Es ahí donde comprobamos el cambio… ! Como pierden el temor, la timidez ¡¡Como se empeñan en colaborar con la limpieza del campamento para dejar al próximo grupo un espacio limpio y alegre!

 

Y todo comienza en la tarde de ese primer día donde ese miedo y timidez se rompe, con la tarde de juegos…. Es una catarsis de expresión, de gritos, de competencias, que liberan a los niños y a las niñas. Es nuestro termómetro para medir si el grupo entra a campamento a disfrutar y a poner a prueba todas sus energías, asumir riesgos, a colaborar, a expresarse a través del arte en los talleres, a expresar ideas e inquietudes, a comunicarse con ellos mismos, en la oración de la mañana como en la eucaristía,  celebrada al aire libre o a la orilla del rio.

 

Las dificultades,  el cansancio de subir a la montaña o la expresión de alegría que enlodados durante el rally, abrazan a quien o quienes encuentran a su lado,… Todo eso queda atrás cuando hemos visto en este verano los ojos brillantes de los niños/as que expresan satisfacción y alegría de hacer nuevos amigos, sin importar la clase social, el color. Desnudos de prejuicios, satisfechos de haber llegado a la cima o superado las pruebas.  Escuchar, con la espontaneidad que caracteriza a los/as niños cantar el himno del campamento...VER ESA TRANSFORMACIÓN EN LA VIDA DE LOS NIÑO/AS TRANSFORMA NUESTRAS VIDAS Y NOS LLENA DE ALEGRÍA Y PODEMOS DECIR: VALE LA PENA. SE GANA MAS DANDO QUE RECIBIENDO